Estructura energética de nuestro cuerpo: los chakras.

En nuestro cuerpo tenemos unos canales, llamados meridianos, encargados de transmitir la energía sutil, que es la fuerza vital codificada con la información necesaria para funcionar en el plano celular. Esta energía, que la tomamos del aire que respiramos, de los alimentos y del agua que bebemos, se combina con la energía que llega al aura y se procesa por medio de los chakras. Los puntos de contacto de los meridianos con la piel son los que trabaja la acupuntura. Aparte de estos canales existen otros, llamados nadis, que se cruzan con el aura y están relacionados con nuestro cuerpo sutil. Existen más de 70.000 nadis por todo nuestro cuerpo, muchos de ellos superpuestos a los meridianos, de los cuales tres son los principales: Ida, Pingala y Sushumna. Los dos primeros ascienden y descienden enroscados a lo largo de nuestra columna interconectando todos los chakras. El tercero asciende por el interior de la columna vertebral y es el que nos eleva a planos superiores de consciencia.

Interactuando con el sistema de chakras (que luego veremos), está el aura. Es un campo de luminosidad que rodea a personas, animales, plantas y objetos. Interpenetra y envuelve nuestro cuerpo alrededor de un metro y se compone de siete capas, cada una de ellas “conectada” a un chakra. Su tamaño, color, forma y densidad varía en función de nuestro estado de ánimo. El aura es la radiación de nuestra fuerza vital y nuestro punto de conexión con el universo: recibe de él la energía, la filtra por las diferentes capas y la transmite a sus chakras correspondientes que a su vez la distribuyen a los meridianos, al sistema nervioso y a las glándulas endocrinas. Al mismo tiempo emite nuestra energía, recibida de los chakras, al universo que se pone a materializar lo que aquella le demanda, atrayendo las situaciones y circunstancias acordes a la vibración emitida. El aura es nuestro canal de intercambio de energía con el universo: por ahí la emitimos y por ahí la recibimos. Los chakras son los encargados de transformar esa vibración de energía a una compatible con la nuestra.

Existe una línea vertical de energía procedente de la tierra que atraviesa nuestros chakras y nos conecta con el cielo, creando un pilar de luz en nuestro interior: es la la línea Hara. La activación de esta línea nos equilibra, manteniéndonos centrados y arraigados en nuestro ser. En esta línea palpita el objetivo de nuestra vida, nuestro camino en ella y el poder para recorrerlo.

Por último, en la base de la columna vertebral descansa dormida una energía muy especial: la kundalini. Esta energía es la que se “despierta” cuando nuestra vibración, nuestro grado de consciencia, se lo permite. Es una energía muy poderosa que armoniza y eleva todos los chakras, potenciando sus cualidades. Es un “subidón” de energía para todo nuestro ser y puede tener un despertar completo instantáneo (por un accidente o experiencia traumática) o ir ascendiendo paulatinamente de chakra en chakra, comenzando con el raíz, energizándolos de acuerdo a nuestra evolución interior. Este proceso puede durar años, dependiendo de la intensidad de nuestro trabajo espiritual, pero cuando la kundalini alcanza el chakra corona se produce la conexión total con la divinidad que somos, nuestra verdadera naturaleza, y nos convertimos en auténticos seres humanos expresando todo su potencial.

Ahora vamos a hablar un poco de los chakras, la columna vertebral (nunca mejor dicho) de nuestro sistema energético.

Los chakras son unos vórtices de energía, repartidos a lo largo de la columna vertebral, separados unos 30 cm. de ella y situados en la parte frontal y dorsal de nuestro cuerpo. El primero y el último solo tienen un vórtice, que son los que captan la energía de la tierra y del cielo para transmitirla por la línea Hara. Tenemos 7 chakras fundamentales (además de unos cuantos secundarios) que son los que vamos a ver aquí para, más adelante, trabajar con ellos. Cada chakra va asociado a una glándula de nuestro cuerpo y a un arquetipo psicológico que es el reflejo de la actitud que adoptamos ante la vida. Estos vórtices no solo transforman la energía que reciben de nuestro organismo, de sus células, sino también la que reciben del aura. Si los chakras tienen un comportamiento deficiente, bien por un exceso de “revoluciones” (abiertos) o por defecto (bloqueados), se rompe el discurrir armónico de la energía surgiendo los desequilibrios. Estos, pueden afectar a la parte física de nuestro cuerpo, con problemas de salud relacionados con la glándula correspondiente, como a la parte mental de nuestro ser, manteniendo actitudes descompensadas a la hora de afrontar los desafíos de la vida. Por lo tanto, es fundamental para nuestra salud, en todos los sentidos, tener los chackras funcionando perfectamente.

Comenzando de abajo a arriba, son los siguientes:

1.- Chakra raíz.El color asociado es el rojo y su verbo: yo tengo. Situado en la base de la columna vertebral, es el encargado de recibir la energía de la madre Tierra y va asociado a las glándulas suprarrenales, productoras de la adrenalina. Si lo tenemos equilibrado nos notaremos llenos de energía y vitalidad, siendo capaces de desenvolvernos con confianza en el mundo físico y de conseguir nuestro sustento por nosotros mismos. Estaremos llenos de seguridad, autoestima, de fortaleza interior, sintiéndonos arraigados en este mundo, de que somos queridos en esta vida y que nada nos va a faltar. Sus arquetipos, dependiendo de si el chakra está armonizado o no, son la Madre Tierra y la Víctima. La primera nutre, da seguridad, transmite respeto y amor incondicional. El segundo, por el contrario, se ve incapaz de satisfacer sus necesidades, como un bebé que no puede alimentarse por sí mismo. Siente que el mundo es un lugar hostil y que no tiene recursos para enfrentarse a él, echando la culpa a los demás de su propia incapacidad.

2.- Chakra sacro. Su color es el naranja y su verbo: yo siento. Situado un par de dedos debajo del ombligo, está asociado a los órganos reproductores. Este centro se encarga de procesar y expresar las emociones que vivimos, a la vez que percibimos las de los demás, permitiéndonos relacionarnos de una manera fluida. Aquí se gestiona la sexualidad, la atracción física y las relaciones en general. Cuando está sano y equilibrado nos permitimos gozar y disfrutar de todo lo que tenemos en nuestra vida. Nos sentimos merecedores de lo que poseemos y ahí radica el secreto de la verdadera abundancia, que no se refiere a tener mucho de nada, sino a nuestra actitud en relación con lo que poseemos. Cuando sentimos que lo que tenemos y lo que somos es suficiente, el chakra funciona perfectamente. Con este chacra equilibrado rebosamos pasión por lo que hacemos, vivimos la vida intensamente disfrutando de todo lo que nos regala. En este chakra radica nuestra creatividad que luego aflorará al mundo. Los dos arquetipos de este chacra son el Soberano y el Mártir. El primero disfruta y comparte lo que posee, porque se sabe merecedor de ello y que tiene suficiente, emanando magnetismo personal gracias a esta seguridad. A su vez, mantiene vínculos emocionales claros con los demás, expresando su creatividad al mundo. El mártir se queja de que el mundo está mal, de que no hay suficiente para todos, pero no hace nada por remediarlo, sólo se queja porque se nota lleno de carencias. No se ama a sí mismo y cree que disfrutar con algo es “malo”, que no es merecedor de ello. Probablemente tenga malas relaciones en general debido a la mala gestión de sus emociones.

3.- Chakra plexo solar. El color de este chacra es el amarillo y su verbo: yo puedo. Situado justo donde acaba el esternón, va asociado al páncreas, productor de la insulina. En esta chakra reside tu poder personal y es el que te permite aceptar los riesgos de la vida con el convencimiento de que puedes manejar cualquier situación a la que te enfrentes, con lo cual la autoestima está relacionada con él. En este chacra radica tu fuerza de voluntad, poderío, confianza y autocontrol. Es el centro de la identidad y del ego, aquí se planifican las cosas y se toman las decisiones correspondientes. Los arquetipos relacionados son el Guerrero y el Sirviente. El primero lleva a cabo su misión en esta vida, su trabajo, con todo su poder y fuerza de voluntad; para él los obstáculos son oportunidades para crecer y desarrollarse. Por el contrario, el segundo, va a rebufo de los demás, buscando su aprobación, deseando ser amado a través de sus actos, no por lo que es. Es envidioso y celoso de los éxitos ajenos porque desearía imitarlos, pero se ve incapaz de ello ya que no reconoce su propio valor.

4.- Chakra corazón. El color de este chakra es verde o rosa, según más te guste, y su verbo es: yo amo. Como su nombre indica se encuentra en el corazón y está relacionado con el timo, que es la glándula encargada de producir glóbulos blancos. Este chakra es el que sirve de unión entre los tres inferiores, relacionados con la parte física de nuestro ser, con los superiores, que afectan a la parte espiritual. Este es el centro del amor incondicional, tanto a los demás como a nosotros mismos. Aquí reside la capacidad de perdonar, así como la compasión. La autoestima, el amarse a uno mismo, brota de este centro que conecta todo. Aquí radica la fuerza transformadora que atesoramos: el poder del amor. La respiración consciente es un buen ejercicio para abrir y equilibrar este chakra. Los arquetipos de este chakra son el Amante y el Dependiente. El primero vive sus relaciones con los demás, sea progenitor, hijo, pareja u otros, sin esperar nada de ellas porque ya se siente completo tal como es, viviendo en el gozo de dar amor, solo por el placer de dar. El segundo cree necesitar a alguien para que le dé lo que imagina que le falta, siendo éste un camino seguro al fracaso en cualquier relación ya que no nace de la igualdad, sino de la dependencia.

5.- Chakra garganta. Su color es el azul claro y su verbo es: yo expreso. Radica en la garganta y está asociado a las glándulas tiroides y paratiroides, que regulan todos los procesos metabólicos del organismo. En este chakra radica la capacidad de expresión de nuestros sentimientos, ideas y opiniones; es el puente entre el amor que emana de nuestro corazón y la sabiduría del intelecto. Sus cualidades son: la verdad, la comunicación, la creatividad y la integridad. El hablar y el escuchar son las dos caras de la misma moneda que este chakra regula y equilibra: hablar para expresar nuestra verdad y escuchar para permitir ser al otro. Colabora con el chakra sacro en la expresión de su creatividad. Si estos dos chakras, el 5º y el 2º, están armonizados cualquier proyecto que emprendas lo llevarás a buen término. Sus dos arquetipos son el Comunicador y el Niño Silencioso. El primero asume la responsabilidad de lo que dice y cómo lo dice. Cuando expresa algo que le haya herido lo hace desde el amor y no lastima a su interlocutor. Habla claramente y se cuida de que sus palabras sean interiorizadas por quienes le escuchan. Es sincero y respalda sus palabras con actos. Por el contrario, el Niño Silencioso reprime (probablemente  porque fue reprimido en su infancia obligándole a callar) la expresión de sus sentimientos y verdades. Esta represión le genera un dolor que puede intentar amortiguarlo con exceso de comida, trabajo, alcohol… Su creatividad, al no ser expresada, consigue debilitar su energía vital.

6.- Chakra tercer ojo. Su color es el azul oscuro o índigo y su verbo es: yo comprendo. Situado ligeramente por encima de las cejas, está relacionado con la glándula pituitaria, que es la que regula el funcionamiento de las demás glándulas. Este centro hace todo lo posible por ayudar al cuerpo a afrontar los cambios a la vez que nos da sabiduría y discernimiento para comprender hechos y situaciones. La intuición y nuestra sabiduría interna penetran por este chakra. Es la capacidad de razonar y, al mismo tiempo, dejarse llevar por la intuición, poniendo siempre aquella al servicio de ésta. Aquí nace tu punto de conexión mental con la divinidad que eres al comprender cuál es tu misión como Ser. Los arquetipos son el Psíquico y el Racionalista. El primero sigue su intuición confiando en su conocimiento interior para responder a los desafíos de la vida, viviendo en la actitud de estar abierto a todas las posibilidades. El segundo vive en el reino de la lógica, de las normas y protocolos. Confía en planes, mapas y sueños de futuro para intentar controlar la vida.

7.- Chakra corona. Su color es el violetablanco o dorado y su verbo es: yo soy. Situado en la coronilla está asociado a la glándula pineal, que segrega melatonina, encargada de regular los ciclos del sueño. Por este chakra nos conectamos a la energía divina que llega a nosotros en forma de inspiración y comprensión haciéndonos experimentar la guía divina en todo lo que hacemos. Para que este chakra funcione correctamente, antes deben hacerlo todos los demás, porque aquí se fusiona lo que somos, como cuerpos físicos, con la divinidad de la que provenimos. Sus dos arquetipos son el Gurú y el Egotista. El primero comprende la naturaleza del hombre, viviendo en la continua compasión y enseña a otros a encontrarse gracias a su ejemplo. Conoce las lecciones de la vida y las respeta en los demás. El segundo no quiere saber nada del mundo espiritual, ya que su gran ego se lo impide, viviendo toda su vida en el plano material. Rechaza a otros por sus imperfecciones, sintiéndose muchas veces solo y aislado.

Con esto ya vale para seguir avanzando, pero si quieres profundizar en este apasionante tema te dejo aquí un enlace para aprender más.

Recibe un energético abrazo.

Seguimos caminando.

Deja un comentario

Inicio
A %d blogueros les gusta esto: